Castillo de Balmoral

El Castillo de Balmoral se encuentra ubicado en la propiedad que lleva su mismo nombre en el condado de Aberdeenshire, Escocia y es la residencia privada de la reina. Amado por la Reina Victoria y el Príncipe Alberto, el Castillo de Balmoral continúa siendo la residencia favorita de la reina y su familia durante las vacaciones de verano en agosto y septiembre.

Historia

La Reina Victoria y el Príncipe Alberto compraron la propiedad en 1852 después de visitar Escocia. Sir John Clark el médico de la reina le recomendó el lugar debido a la tranquilidad y al aire puro.

Leer más

Ruta por las Highlands: las Tierras Altas de Escocia

Las Highlands en Escocia son un territorio del que creo que todos tenemos una imagen en la cabeza. Grandes praderas, lagos, naturaleza intacta…quién no se ha imaginado alguna vez a sí mismo paseando por esas tierras.

Un día me cansé de simplemente imaginarme por allí, así que decidí ir a ver en primera persona el paisaje. Las Highlands son un territorio enorme, muy poco poblado. Ahí reside su encanto, pero también la necesidad de tener pensada una ruta por las Highlands antes de ir, si quieres visitar los lugares más bonitos sin perderte (del todo).

Mi intención con este post es mostrarte algunos de los lugares que vale la pena ver y que yo misma he visitado, y darte ideas sobre cómo hacerlo. Las Tierras Altas de Escocia son un lugar mágico para perderse, así que también te invito a que investigues por tu cuenta qué otros sitios te gustaría visitar. La web oficial de turismo de las Highlands es uno de los sitios que más consulté en Internet para hacerme una idea de todas las posibilidades que me ofrecía la región.

Leer más

El Cardo – La Flor Nacional de Escocia

Es el emblema nacional de Escocia desde hace más de 700 años.
Según la leyenda, hace mucho tiempo, los daneses invadieron Escocia sorpresivamente pero al no usar calzado y en la oscuridad, uno de ellos pisó un cardo y un grito agudo de dolor alertó a los escoceses y evitó una terrible matanza. A la planta que los salvó, se la conoció como “El Cardo Guardián”.

No fue sino hasta el reinado de James III que el cardo fue reconocido como la insignia de los Stuarts. En el momento en que James IV subió al trono en 1488, el cardo se había convertido en un emblema popular. Esta noble planta se encuentra también en la antigua orden de caballería de Escocia conocida como “La Orden del Cardo”. Leer más

Castillo de Pedraza

El castillo de Pedraza fue construido en el siglo XIII sobre los restos de antiguas fortificaciones de origen romano y árabe. La estructura fue reedificada en el siglo XV por la familia de los Herrera, época de la que data la torre del homenaje. En el siglo XVI el castillo pasó a estar bajo el control de los Fernández de Velasco, duques de Frías y Condestables de Castilla, quienes lo reformaron dando a la fortaleza el aspecto y estructura que tienen actualmente.

Situado en una zona defensiva clave, al borde del cerro en el que se asienta la localidad, el edificio quedó rodeado por un precipicio y un foso. En su exterior destacan la torre del homenaje tras una muralla con torreones circulares,  el muro con cañoneras, la puerta de álamo negro con picos de hierro y el escudo del Señorío de Velasco en la fachada. En el interior de la construcción puedes contemplar increíbles de arquerías románicas de medio punto comunicando los patios.

El castillo ha sido escenario de varias leyendas y testigo de momentos históricos como, por ejemplo, la prisión de los hijos del rey Francisco I de Francia, quienes fueron entregados como rehenes para asegurar el cumplimiento de lo pactado con el rey Carlos I en el Tratado de Madrid.
En el año 1926 el pintor Ignacio Zuloaga compró el castillo en un estado prácticamente en ruinas y, tras arreglar una de sus torres, montó en él su taller. Fueron sus herederos quienes rehabilitaron una segunda torre, instalando en ella el Museo Ignacio Zuloaga. En dicho museo se pueden contemplar obras del artista, así como bodegones flamencos del siglo XVII, un Cristo de El Greco e incluso un cuadro de Goya en el que retrata a la condesa de Baena.

Así que ya sabes, si visitas esta localidad segovina no dejes de visitar el Castillo de Pedraza.

Irlanda y los caballos

La mitología irlandesa está repleta de referencias al caballo y su importancia para los héroes y figuras históricas. Aunque se cree que las carreras de carros se llevó a cabo en las llanuras de la Curragh desde el siglo III, la primera evidencia documentada de las carreras de caballos es una orden real de 1603 derecho al gobernador de Derry para celebrar ferias y mercados en los que las carreras de caballos Podría ser puesta en escena.

Esta larga relación entre el hombre y la bestia, sin embargo, va mucho más allá de las carreras. El caballo es parte integrante de la cultura irlandesa, entretejida en la vida cotidiana. Para el irlandés rural, especialmente, el caballo ha sido un pivote constante en una forma de vida centenaria.

El caballo se cita a menudo en el arte, la poesía y la película irlandeses, prominente en las obras literarias de irlandeses icónicos de Samuel Beckett y W.B. Yeats a Jim Sheridan y Roddy Doyle. «Ahí donde está el campo, Delight hace que todo sea de una sola mente, Los jinetes sobre los caballos galopantes, La multitud que se cierra detrás», escribió Yeats una vez. Pero mucho más que proporcionar entretenimiento deportivo, el caballo ha sido históricamente el socio del irlandés, su trabajador en la tierra.

En Irlanda hoy hay más caballos por cabeza de población que en cualquier otro país en Europa. Muchas de las ferias y espectáculos que tienen lugar tienen orígenes tan profundamente arraigados en la historia que nadie conoce su génesis. Al igual que la relación de Irlanda con el caballo – no estamos muy seguros de cuándo comenzó o por qué, sólo sabemos que lo hizo.

Tal vez en estos orígenes místicos se encuentra la raíz de la afinidad del pueblo irlandés con el caballo. Ellos han desarrollado una comprensión única del animal, un entendimiento pasado de generación en generación. Esta relación se ha fusionado a través del tiempo para formar el vínculo de dependencia mutua que existe hoy en día. Es una cosa irlandesa.

Irlanda es una nación de criadores de caballos, desde el agricultor con dos yeguas que produce un par de caballos como pasatiempo, hasta algunas de las operaciones de pura sangre más comercialmente exitosas en el mundo. La Isla Esmeralda también fue el hogar de los Byerley Turk, uno de los tres sementales fundadores que formaron el puré moderno.

Sheffield

Los magníficos jardines de invierno de shieffield son famosos por…

Los impresionantes invernaderos se ven en el corazón de Sheffield, y son los más grandes invernaderos de Inglaterra recientemente construidos. Eran parte de un proyecto de renovación del centro histórico de Sheffield, una ciudad industrial que se había vuelto un poco triste tras el cierre de muchas de las fábricas de la región.

Los jardines de invierno tienen más de 2000 plantas de todo el mundo. La entrada es gratuita y sirve como punto de encuentro para la gente de la ciudad, poco acostumbrados a estar en un lugar tan cálido con palmeras, a pocos minutos a pie de las calles más comerciales. Algunos incluso utilizan los jardines de invierno como un lugar de tránsito cuando llueve, en vez de pasear a través de las calles. Leer más

¿Es el fantasma del Rey Jaime V de Escocia?

Esta fotografía fue tomada por Christopher Aitchison en mayo del año pasado en el Castillo de Tantallon en North Berwick (Escocia), un turista que visitaba este enclave turístico lleno de historia y que dirigió su cámara a una de las ventanas del Castillo para realizar una de tantas fotografías propias de cualquier turista encantado por el entorno, la magia y el misterio que le rodea, sin imaginarse que, posteriormente, descubriría una imagen realmente aterradora.

Efectivamente, Christopher Aitchison no se percató de ninguna figura en la imagen cuando realizó la fotografía, y sólo después, en su casa, tras revisar y ordenar las fotografías de su visita, se percató de la existencia de una fantasmagórica figura asomada en la ventana del Castillo de Tantallon a la que hizo la fotografía que estaba contemplando con asombro.

La noticia saltó a los medios de comunicación de todo el Mundo, si bien con la prevención lógica que siempre provocan este tipo de noticias y ante la expectativa de que, tarde o temprano, se descubriera algún fraude o broma.

Sin embargo, hoy leemos en el diario El Mundo que la fotografía es auténtica y que, además, ha sido votada como “la imagen más fantasmal de la Historia” en un concurso celebrado en el Reino Unido, a lo que se une el hecho que será expuesta en la 21ª edición del “Festival Internacional de Ciencia de Edimburgo”, una exposición en la que compartirá cartel con más de 250 imágenes igualmente terroríficas, aunque ninguna parece que tiene la misma nitidez y claridad que la realizada por Christopher Aitchison.

Por algunos se señala que la imagen podría ser la del Rey Jaime V de Escocia, mientras que otros apuntan que se trataría de un efecto de la luz o un reflejo de las piedras del propio Castillo. Pero de lo que no cabe duda es de que la fotografía es auténtica y que no está trucada, reflejando la imagen de una silueta fantasmagórica que no es ni de ningún turista ni de ningún muñeco que pudiera estar situado en el recorrido de visitas del Castillo.

Lo curioso de la fotografía es que el personaje que aparece en ella está observando al fotógrafo y porta los ropajes propios de la época de Jaime V de Escocia, algo que sorprendió a su autor mientras la contemplaba en la soledad de su casa y que, desde luego, ha aumentado el atractivo turístico del Castillo de Tantallon, un castillo que, hasta ahora, era un lugar muy poco visitado.

Sea o no el fantasma de Jaime V de Escocia, sea un reflejo o un efecto de la luz, lo cierto es que esta fotografía resulta bastante aterradora si nos imaginamos en el entorno del Castillo de Tantallon haciendo la fotografía a solas y descubriendo en la soledad de nuestro hogar (por no decir si lo hacemos de noche) la silueta de un personaje fantasmagórico. Algo te también te puede ocurrir a ti; piénsalo cuando hagas tu próxima fotografía en algún lugar histórico.

10 buenas razones para vivir en Inglaterra

“Make the most of it”

Si hay una sensación que me llamó la atención durante mis primeros años en Inglaterra, es, sin duda, la energía que se genera diariamente y la voluntad de aprovechar al máximo cada minuto. «Aprovechar al máximo» es una de las principales razones por las que amo vivir en Inglaterra.

Un país rico en historia

Siendo español y sobre todo después de haber vivido varios años en Madrid, siempre me sentí frustrado a visitar países que no tienen pasado o historias fascinantes que contar. Después de vivir varios años en Nueva Zelanda, también entendí la importancia de tener una historia a la que hacer referencia, y apreciar aún más a vivir en un país con un pasado rico.

La familia real

También es muy divertido vivir en un país que tiene una reina cuando ya has vivido un país donde la revolución es el símbolo de los derechos y no es realmente apreciada la monarquía (hice una práctica en Francia).

Las tradiciones inglesas

Me encanta el sentido que tienen las tradiciones inglesas. Se pueden celebrar todos los días, pero se vuelve realmente excepcional durante la Navidad y las vacaciones. Mi tradición favorita, sin duda, es el té por la tarde, elegante y codicioso, o el tradicional asado del domingo, ideal para pasarlo bien en el pub.

La belleza del país

No hay nada más tranquilizante que pasar un día en Cambridge, Oxford, Brighton o un fin de semana en los baños naturales del sur para darse cuenta que Inglaterra es hermosa. El tiempo no siempre es clemente, pero como se ha dicho al principio, esto no impide el «make the most of it” y aun así disfrutar más de lo que el país tiene para ofrecer. De hecho es el contrario, los colores se hacen más intensos y pintorescos cuando el cielo se pone de gris oscuro.

Los pubs

¿Quién sabía que iba a poner en la lista los pubs como buenas razones para vivir en Inglaterra? Sin embargo, si en verdad hay algo que he aprendido a amar y extrañar mucho, es este ambiente de pub muy agradable. Lejos de la imagen del antiguo pub, me gusta mucho ir a mi «local» en la noche después del trabajo para tomar una copa, cenar en un buen pub gastronómico o beber Pimm en la terraza en verano.

El optimismo

No sé si está relacionado con el hecho de que se quejan mucho en España o que los ingleses tienden a expresar menos sus sentimientos, pero el optimismo se siente cada día, y es muy agradable, especialmente después de algunos años en París.